Filosofía de vida

Si yo hago algo porque me da la gana me tiene que importar poco lo que opinen los demás, ya que si lo he hecho por voluntad propia es porque para mí está bien hecho.

La única opinión que puede hacer que cambiemos es nuestra propia opinión. En el momento en el que opines mal de ti misma debes pedir ayuda y, en ese momento, aceptarás diversas opiniones y tú eligirás las que creas que más te puedan ayudar.

Leer más

Otro año más...

Otro año más llegan las fiestas navideñas, cargadas de colores, ilusiones, sonidos, encuentros y emociones.

No se sabe bien por qué razón, pero la realidad –cuanto menos aparente- es que se produce una sensibilidad entre muchas personas, generándose mejores deseos para nuestros compañeros de este viaje que se llama VIDA.

Leer más

Vds. tienen la palabra

Ha salido a la luz el tema de las tarjetas de Bankia. Que todo el mundo lo supiera, como dicen algunos en su descargo, no deja de ser una falta de respeto para todos. Sobre todo para aquellos que compraron preferentes, con engaños o sin decir toda la verdad sobre aquel producto que unos idearon para que muchos perdieran los ahorros de toda su vida.

Es ignominioso el tema por la desigualdad que existe en la justicia española.   

Leer más

Psicología del deporte

Hoy en día, la labor que desempeña el psicólogo del deporte es conocida por más personas, dado la difusión que esta disciplina tiene en los medios de comunicación, incluso apareciendo nombres de conocidos deportistas de élites que reconocen abiertamente que utilizan este tipo de entrenamiento en su preparación.

Esto, pensándolo desde la más pura lógica, tiene todo el sentido del mundo, puesto que un deportista no deja de ser una persona, lo que implica que su rendimiento va a estar también mediado por variables de tipo psicológico, de ahí que el manejo de éstas  debería ser una cuestión tenida en cuenta.

Leer más

Sindrome de la Madre Teresa de Calcuta

Decía esta afable y menuda mujer que hay que ayudar a los demás hasta que te duela, para luego seguir dando más todavía. Suena casi a masoquismo emocional llevar al extremo la solidaridad, la generosidad y la empatía con los demás.

Desconozco la existencia o no de este síndrome aquí referido. El uso que queremos hacer de este juego de palabras va orientada a describir a un grupo de personas, justamente contrarias al concepto del egoísmo negativo, lo que en términos psicológicos se refiere como egotismo. Las personas que padecen el síndrome citado se caracterizan por tener tanta facilidad por ayudar a los demás, como dificultad por dejarse ayudar. Se trata de personas sensibles a las necesidades ajenas, pero un tanto “ciegas y sordas” a las suyas propias, incluso cuando los demás le tienden la mano.

Leer más

Subcategorías

Back to Top